Saltar a continguts

Associació Espírita Otus i Neram

Navegació

Menú principal

Comunicacions actuals

Amàlia 24-09-2011

ASSOCIACIÓ ESPÍRITA OTUS I NÉRAM

Tàrrega, 24-9-2011

Hermanos, hermanas, mucha paz.

La mayoría de los espíritas cuando estudiáis los libros, cuando leéis, cuando hacéis oración, acostumbráis a pensar que los mejores tiempos del Espiritismo fueron los del siglo XIX. Algunos pensáis que la región del planeta con más espíritas y más facilidades para su desarrollo es Brasil. Todos pensáis en algún momento, deseáis que pudierais trasladaros a los inicios del Espiritismo, que pudierais viajar decís, pero pocos os dais cuenta de la tarea real que tenéis encargada. Ninguno de vosotros está aquí por casualidad, ninguno de vosotros está en la época equivocada. Estáis en el lugar y en las condiciones que necesitáis y que merecéis. Hace años, por no decir siglos, en esta encarnación se os viene repitiendo la importancia del trabajo. Muchos trabajadores huyen a la primera oportunidad, algunos creen merecer beneficios de excepción por el sólo hecho de adscribirse al ideal espírita, otros se arrogan misiones salvacionistas, muchos se creen con el derecho de instruir a los demás; pero pocos, muy pocos, comprenden el deber del trabajo. Cuando os venimos diciendo que trabajéis, lo hacemos porque el espíritu necesita del trabajo para progresar. Si os dijéramos que progresarais os encontraríais en duda y muchos de vosotros no sabríais cómo realizarlo. En cambio, a través del trabajo el progreso se realiza con un automatismo, como cumplimiento de la ley divina o natural, y sabéis que el trabajo da los frutos en razón directa al esfuerzo invertido.

Como podéis ver, no estamos aquí para criticaros, tampoco estamos aquí para llenaros de elogios. Estamos aquí para invitaros a seguir trabajando, a seguir unidos en el ideal, pero también estamos aquí porque llegado es el tiempo de dar un paso más. Cuando fue llegado el tiempo de recibir libros mediúmnicos, se os dijo en reunión semanal que era el momento, y se os dieron las pautas para ser realizadas. En la actualidad se continúa recibiendo un libro, el cual está siguiendo todas sus fases, está dentro del tiempo, no hay atrasos, no es necesario que llegue antes. Sin embargo, ya es cierto que algunos de vosotros habéis madurado, habéis progresado gracias al trabajo realizado en estos años. No os encomendamos nuevos libros porque no es el momento que lleguen aquí, os encomendamos una tarea más difícil: hacer llegar el Espiritismo a la gente que no lo conoce.

Si os fijáis bien y retomamos el hilo de lo que decíamos al comienzo, muchos de vosotros consideráis que el siglo XIX fue un siglo glorioso para el Espiritismo. Si sois sinceros y lo analizáis fríamente, veréis que lo que tuvo el siglo XIX para el Espiritismo fue por un lado mucha lucha, mucha dedicación y mucha abnegación por parte de los integrantes de los centros espíritas. Por otro lado, veréis también que el Espiritismo estaba integrado en el engranaje social, formaba parte de los progresos, formaba parte de la élite intelectual de la Europa del siglo XIX. Gracias a esta intervención se logró el laicismo, se logró apartar a los religiosos dogmáticos, se inició una era de democracia, de libertades individuales y colectivas que no podían ser soñadas en tiempos de la edad media feudal.

No obstante, analizando el contexto histórico cultural actual, vemos que a pesar de tener democracia, a pesar de tener libertades, se ha perdido la ética del actuar. El laicismo ha dado lugar al ateísmo, al materialismo, y esto no puede ser bueno para la evolución del espíritu. Si nos fijamos bien, en España, en Cataluña, en el siglo XIX existían espíritas que divulgaban el Espiritismo a través de periódicos, de revistas. Sin que nadie lo haya percibido, sin que nadie le haya dado importancia, se han ido recuperando publicaciones a través de medios físicos o de medios electrónicos. Pero hoy en día existen en España cuatro o cinco publicaciones que pueden hacerse eco de las noticias y acontecimientos espíritas. Si analizáis bien la literatura espírita del siglo XIX, la mayoría de ella apareció primero en revistas. El gran libro “Te perdono”, de Amalia, fue publicado fascículo a fascículo, semana a semana, en el periódico “La luz del porvenir” y las sucesivas que le siguieron. Fue años después que se compiló y se os ofreció en forma de volumen, revisado y repasado por la propia Amalia y por los espíritus guías. Hoy es tiempo de retomar aquellos trabajos, no serán pesados, no serán arduos, pero llegado es el tiempo en que iniciéis nuevamente la recepción de explicaciones espirituales a los hechos que os acontecen. Existen desgracias, cambios políticos, pero sobretodo accidentes y catástrofes naturales que dejan el vacío en muchos corazones. La pauta hace tiempo que está determinada, en un primer momento teníamos dudas de si sería un trabajo individual o si sería un trabajo colectivo. En vista de la buena disposición y de las ganas de trabajar de la mayoría aquí presentes, va a ser un trabajo colectivo, de grupo. Llevamos años dando mensajes de mayor o menor elevación, es hora que los mensajes transciendan, sean publicados; pero no así con cualquier mensaje, la pauta va a ser una vez al mes, mensaje público para ser insertado. La revista, las que tengáis más próximas, la de vuestra zona, no hace falta decir el nombre. Recibiréis un mensaje por mes, así, psicofónico, sin necesidad de psicografía que cerrará las reuniones. Será el primer sábado de cada mes, no será nada especial, nada espectacular, pero sepáis que es un trabajo importante, porque está llamado a despertar consciencias que aún ven hoy el Espiritismo como algo del pasado, como algo falto de utilidad, como algo meramente teórico.

Obviamente conocéis quién será la encargada, recibisteis ya dos mensajes de ella, fueron importantes pero no tuvieron la repercusión deseada. Está aquí con nosotros vuestra amiga Amalia.

Hasta siempre.