Saltar a continguts

Associació Espírita Otus i Neram

Navegació

Menú principal

Comunicacions actuals

Amàlia 05-05-2012

ASSOCIACIÓ ESPÍRITA OTUS I NÉRAM

Tàrrega, 5-5-2012


Buenas noches.

Hace un año aproximadamente que hablamos del accidente nuclear de Japón. Hablamos también que debía ser un punto de inflexión, para llevar a la reflexión a las sociedades y a las naciones acerca de las energías a utilizar en el plano físico. Afortunadamente, hoy ha llegado el momento en que en aquellas islas, el archipiélago japonés, se han cerrado las centrales nucleares. Tal circunstancia constituye un hito muy importante, pues significa que el pueblo japonés ha entendido, ha comprendido, que hay fuerzas que el hombre no puede gobernar; puede gobernar un átomo, pero no puede gobernar un terremoto, un maremoto o un tsunami. Por lo tanto, felicitar este primer paso de vuestros hermanos asiáticos. Ocurre, que a este paso deben seguirle otros, el cierre de las centrales nucleares acarreará un pequeño problema: y es el aumento de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles, especialmente del carbón en las centrales térmicas. No obstante, existen ya soluciones al alcance de vosotros, existen las tecnologías suficientes para poder paliar y substituir dichas energías. Y esperamos y deseamos que el segundo paso del gobierno japonés sea precisamente la potenciación de las energías verdes, junto con una reducción del consumo y una mejora del rendimiento energético.

Todo esto que pueda parecer que no tenga nada que ver con la espiritualidad, con el Espiritismo, tiene muchísimo que ver; puesto que el Espiritismo es evolución, y estos pequeños aspectos materiales son realmente transcendentes para los millones de espíritus que se encuentran allí encarnados. Utilizando las energías limpias, el plano físico se encuentra más limpio. Lejos de los peligros nucleares atómicos, el espíritu se encuentra más sereno, más tranquilo, el miedo desaparece, la alegría se instala en los corazones de los seres. Y eso es precisamente lo que los encarnados y desencarnados que trabajamos unidos en el ideal superior queremos para vosotros.

Hacía dos meses que no se recibían mensajes para publicar. Hemos comprendido, hemos entendido, que probablemente en el plano físico no estéis todavía preparados para retomar aquellos trabajos de hace algo más de un siglo. No obstante, no queremos dejarlos y os vamos a proponer trabajos bimensuales. De modo que no va ser el primero de mes, sino el primero de cada dos meses, de los meses impares, cuando váis a recibir mensaje del equipo de Amalia; amparados por ella misma, corregidos, inspirados, para que sean publicados en las páginas web y en las revistas de cuantos centros y federaciones deseen.

Nada más. Mucha paz, mucho amor. Hasta siempre.