Saltar a continguts

Associació Espírita Otus i Neram

Navegació

Menú principal

Comunicacions actuals

16-02-2013
Migracions

ASSOCIACIÓ ESPÍRITA OTUS I NÉRAM

Tàrrega, 16-2-2013


Vamos a intentar abordar las cuestiones que habéis planteado dentro de los límites de la racionalidad y desde la óptica espiritual, iluminada por los rayos de la doctrina espírita codificada por Allan Kardec.

Ya en la Codificación, en el siglo XIX, se os advertía que los cambios que vendrían a la Tierra no vendrían provocados por cataclismos, por grandes cambios. Y aún hoy, 150 años después os empeñáis en que sí, en que deben haber grandes cambios físicos, en que los continentes deben hundirse y volver a subir, en que el eje de la Tierra debe quedar invertido, en que vivamos una catástrofe de proporciones nunca vistas y en que está ya por llegar, puesto que estamos en el final de los tiempos. Esta clase de mentalidades es la típica de la edad infantil, aquella mentalidad que cree que existe su papá, que su papá va arreglarlo todo y que le va a dar todo cuanto necesita. Esta mentalidad piensa que Dios rasgará los cielos, pondrá las cosas en su sitio, se llevará a los justos, expulsará a los impíos y les dará un reino nuevo que será la Tierra, todo evidentemente por obra y voluntad de su papá.

Bien, queridos hermanos, queridos compañeros encarnados, un padre no actúa así. Un padre educa, un padre prepara, un padre enseña el valor del esfuerzo a sus hijos y deja que sean estos los que aprendan, para que cuando lleguen a la edad adulta sean aptos también ellos para desarrollarse, para desenvolverse y a su vez para educar a los hijos que estos también tendrán. Entonces, en los tiempos actuales lo que está aconteciendo es esto, el Padre, Dios, los guías, llamémosle como ustedes quieran, permite que sus chiquillos hagan chiquilladas, piensen, desvaríen y digan cuantos disparates se les ocurran, para demostrarles inexorablemente que todo cuanto su imaginación infantil perversa y a veces mal intencionada, para demostrarles pura y simplemente que esto no acontece. Muchos soñaron con una guerra nuclear que afortunadamente, y no por falta de ocasión y de medios, pero sí por intervención del papá no ha acontecido. Muchos soñaron y sueñan que vendrán los extraterrestres a rescatarles de este infierno, evidentemente pasan los años y los extraterrestres no llegan para rescatar a nadie.

Muchos afirman que el hombre es el rey de la creación, que Dios no existe, que este hombre se convierte en superhombre, el que debe dominar a los demás, vana ilusión también. La realidad es que el espíritu tiene miles, cuando no millones de existencias, tiene un futuro radiante que nadie encarnado en el planeta puede llegar a sospechar. El espíritu tiene facultades desconocidas que todavía se encuentran en germen y que tenéis la tarea de desarrollar. Y de esto no habla nadie; hablan de problemas políticos, hablan de problemas migratorios, hablan de problemas materiales, pero no hablan nada de espiritualidad, como un chiquillo que sólo quiere jugar y no atiende a los deberes y a sus estudios. Igualmente el hombre está en la Tierra para aprender y para desarrollarse, primero como espíritu, y materialmente únicamente como medio para el progreso del espíritu. De ahí tantas desilusiones, de ahí tantas calamidades ficticias, puesto que se trata de bendiciones para el espíritu. Pues bien, una vez contextualizado el momento en que nos encontramos, una vez disipadas las dudas del porqué sucede lo que sucede y porqué está el mundo como está, vamos a entrar en materia.

Una vez explicado esto podéis comprender que los movimientos migratorios en la Tierra tienen una finalidad espiritual. Allí donde un espíritu se mueve para buscar el bienestar material, existe un espíritu que lucha por progresar. Allí donde un espíritu con bienestar material cambie de país para conocer nuevas culturas, para probar nuevas experiencias, sean de trabajo, sean amorosas, sean culturales, ahí existe un espíritu que quiere adquirir conocimiento y que quiere hacerse útil a sus semejantes. Detrás de todos los movimientos migratorios están los movimientos reequilibradores, de los grandes desastres, porque muchas veces allí donde pasa un chiquillo no educado, puede producir unos altercados que necesiten mucho tiempo de reequilibrio. Entonces lo que está aconteciendo es: un chiquillo va, se carga un país a nivel económico o social, y entonces estos compañeros de encarnación van al país de aquel que los ha causado, no por venganza sino simplemente para aprender y para desarrollarse también. Entonces, estamos en un momento en el que no tienen sentido las divisiones, en que no tiene sentido decir que esta raza es mejor que la otra, o este país o esta nación, o nuestra región, es mejor que la otra. Todos somos hermanos, todos somos compañeros. De hecho, si examinamos el corazón de nuestro prójimo no veremos grandes diferencias con el nuestro. Podemos observar diferencias en el intelecto, en el razonamiento, pero nunca en el corazón. El corazón es igual y el intelecto es distinto porque ha recibido educación distinta, porque se le ha puesto frenos a su corazón, a su sentimiento. No obstante, este sentimiento siempre aflora en la adversidad y en la bonanza. Los sentimientos van moldeando las almas, y al final, se logra el reequilibrio que ninguna religión ni ninguna ideología puede llegar a imponer a nadie. Nadie puede imponer a los demás nada; aunque a veces nos impongan una forma de actuar, una forma de pensar, nuestra propia evolución nos va a dictar, nos va a decir si aquello es correcto o no, y de una forma u otra todo tenderá al reequilibrio. Entonces, ved a los movimientos migratorios como la acción de la justicia divina, como la acción del reequilibrio, y como lo que los occidentales llamaríais “el cisne negro” que no existe, pero que existe y que desbarata todos vuestros planes.

Muchos centros de poder pensaron que podían someter las consciencias de los demás países, vender sus armamentos, trasladar los problemas occidentales para los otros, porque como desde su punto de vista sólo se vive una vez, se trataba de disfrutar. No obstante, su punto de vista era equivocado y muchas veces ya estos espíritus en los años 30 y 40 pensaron dominar el mundo. Ahora están renaciendo en países desfavorecidos y son estos mismos espíritus muchas veces los que vuelven a sus lugares de origen, en Europa o en América del Norte, encontrándose con todo trastocado y encontrándose que ellos que fueron dominadores, ahora tienen que luchar simplemente para ganarse el pan, nuevamente justicia reparadora.

Cuando el hombre comprenda que todos somos hermanos, que las fronteras no tienen sentido y que debemos trabajar unidos los unos para con los otros sin perjuicio de nadie, entonces, no se van a parar los movimientos migratorios pero se va a conseguir que estos no sean traumáticos ni para el que va ni para el que viene, ni para el que deja su sitio ni para el que ocupa el sitio del otro, porque todo está planificado. Cuando se comprenda la fraternidad de todos los hombres, entonces se bendecirán a los movimientos migratorios, porque aprenderéis culturas de forma consciente, porque suavizaréis costumbres de forma consciente, y porque las religiones y las ideas dominadoras de cualquier otra índole perderán toda su fuerza ante el poder del sentimiento y ante el poder de los hechos.

Espero haber contestado a vuestra primera pregunta, vamos a contestar la segunda que va a ser la última.

Era necesaria esta introducción y ha venido a colación hablar de la migración, puesto que preguntáis acerca de los espíritus endurecidos, rebeldes, y que no responden a ningún tipo de tratamiento. Cuando encarnan por la ley de causa-efecto sufren los dolores sin modificar su alma, cuando son sometidos al amor lo rechazan y se muestran violentos. Entonces, son muchas todavía las almas que en la Tierra no quieren evolucionar, pero también son muchas las que además de no querer evolucionar resulta que no dejan evolucionar a las demás. Entonces, si nosotros tenemos un hijo que no aprende, seremos pacientes con él puesto que sabemos que la vida tal vez le vaya a enseñar más que la escuela o la facultad, sabemos que el dolor a veces es mejor maestro que cualquier consejo amoroso. Pero la cosa se complica cuando tenemos un hijo o cuando tenemos un alumno que además de no querer aprender quiere impedir que sus compañeros, digamos 30 o 40 alumnos más de la clase que sí que están dispuestos a aprender, no puedan aprender. Ahí la cosa se complica y la situación no se va resolver únicamente con paciencia y no se va a resolver únicamente con amor, que también. En estos casos son necesarios períodos de aislamiento de este espíritu para con sus compañeros. De hecho, ya desde la edad media, desde la época de los grandes inquisidores, de las grandes cruzadas y también de los grandes musulmanes que iban a conquistar a los infieles (porque ninguna religión y ninguna región está libre de culpa en este planeta), ya desde aquellos tiempos se han adaptado regiones del astral, regiones espirituales ligadas al planeta, para que habitaran estos espíritus sin que reencarnaran. Ahora, una vez puesto en marcha todo el mecanismo del Consolador, una vez puesto en marcha el plan divino que acerca a los planos superiores al plano físico para terminar elevando la Tierra a mundo de regeneración, se ha permitido que poco a poco y en cuentagotas, algunos de estos espíritus encarnaran en la Tierra para que fueran conscientes, para que modificaran su rumbo ahora que todavía estaban a tiempo.

No obstante, una observación puramente superficial les hará entender que muchos de ellos, que no todos pero sí muchos de ellos, han continuado en sus trece, han continuado con sus ideas. Y todos conocemos el caso de Oriente medio y de Oriente próximo, incluso de Estados Unidos, de Corea, etc., donde existen espíritus muy atrasados moralmente y muy, muy dispuestos a que el resto de humanidad no avance. Algunos imponen el terror militar, otros imponen el terror religioso y otros imponen el terror económico, pero todos se basan en los mismos fundamentos, aterrorizar al prójimo para que el prójimo no avance, y en eso se sienten autorrealizados. No importan los nombres, lo que importan son las ideas, y esta clase de espíritus es a la que se debe apartar, porque es la que está impidiendo de forma consciente que los demás avancen. Y no os perdáis la artimaña que encima les pone como salvadores de la humanidad, ellos mismos se autodenominan profetas, mesías, enviados, iluminados, o como vosotros queráis llamarlo.

El caso es que aunque nos pueda doler, hemos de comprender que si un espíritu de estas características no va a aprovechar la escuela normal y no va a dejar que sus compañeros aprendan, deberá ser trasladado a otra escuela; una escuela donde pueda aprender, una escuela donde pueda evolucionar, una escuela que le vaya enseñando por otros métodos que es un espíritu inmortal, que tiene guías que le aman y que su destino es también convertirse en un espíritu que ame a sus semejantes, que crezca y que desarrolle sus potencialidades. Pero bien, la escuela ya no se encuentra en la Tierra, pero existen muchos mundos aptos para educar a estos espíritus, espíritus que conquistaron la inteligencia mas no todavía la moralidad. Entonces, los destierros se están llevando a cabo, lo que no conocíais hasta ahora todavía era el método. Algunos de ustedes todavía pensaban en su mentalidad infantil que aquí venía el Padre, cogía al espíritu malo, se lo llevaba a otro mundo y ahí terminaba, mentalidad infantil todavía. A nivel espiritual y a nivel psíquico rigen unas fuerzas y todo se encadena en la creación. No ha sido hasta finales del siglo XX y a principios del siglo XXI, que ha sido narrado a través de varias mediumnidades el proceso por el cual estos espíritus son atraídos por cuerpos celestes; cuerpos celestes primitivos que van a llevarlos por un recorrido por el espacio que va a durar unos cuantos años, hasta que alcancen otro cuerpo celeste capaz de atraerlos con mayor fuerza y fijar su residencia ahí.

Pasaba que hacía siglos que no se aproximaban cuerpos celestes en viaje de las dimensiones suficientes, de la capacidad gravitatoria suficiente para atraer este tipo de almas. No obstante, todo estaba previsto, no hay ningún tipo de descontrol y es perfectamente natural que muchos espíritus sean retirados del astral planetario, del mundo espiritual planetario, a través del método de atracción de una fuerza mayor. Entonces, en un planeta más sutilizado van a quedar los espíritus más sutilizados, más espiritualizados, más aptos para entrar en un mundo de regeneración. Y entonces progresivamente, en varias oleadas en un proceso que va a demorarse todavía dos o tres siglos, van a ir poco a poco los espíritus todavía, que de hecho ya se están yendo, a ser atraídos hacia otros orbes y hacia otros mundos; y va a hacerse de forma colectiva, y va a hacerse que estos espíritus ni siquiera se aperciban, de modo que sea como un sueño, tengan el viaje en asteroide, en cometa, en el cuerpo celeste que corresponda, y tengan su despertar en nuevos mundos. Al ser espíritus muy físicos, necesitamos de métodos muy físicos para poder realizar todo el proceso. Entonces sí, confirmamos y contrastamos que estos cuerpos celestes que pasan y se alejan del planeta sirven no únicamente, pero sirven entre otras cosas, para arrastrar a espíritus muy endurecidos con ellos. No olviden empero, que la justicia divina no es punitiva sino que es amorosa, y que todavía muchos espíritus van a tener nuevas oportunidades para reencarnar, no para que destrocen el planeta sino para que aprendan, y que únicamente aquellos que fracasen de forma consciente y voluntaria en sus tareas, en sus programaciones, van a ser los que sean expulsados, aunque lamentamos que evidentemente van a ser bastantes.

Esperamos haber contestado sus inquietudes, les agradecemos la atención que nos han prestado y les invitamos a seguir trabajando, para que como dijeron ustedes al principio, sean ustedes capaces de multiplicar sus talentos.

Mucha paz y muchísimo amor. Hasta siempre.