Saltar a continguts

Associació Espírita Otus i Neram

Navegació

Menú principal

Comunicacions actuals

Amàlia 08-09-2012

ASSOCIACIÓ ESPÍRITA OTUS I NÉRAM

08-09-2012

Hermanos, hermanas, mucha paz:

La actualidad viene marcada como siempre por guerras, por disputas, de muchos y variados matices. La última de las mismas ha sido en vuestro país para atraeros una inversión financiera mil millonaria.

Algunos han sido capaces de mirar qué había detrás de ese gran capital y no pocos se han dado cuenta que sería de aplicación aquella máxima popular de “pan para hoy y hambre para mañana”. Ciertamente la construcción de grandes edificios e infraestructuras dedicados al ocio no edificante, al ocio alienador, diríamos a un ocio que lleva a la fuga de la propia personalidad del individuo; decimos pues, que no pocos se han dado cuenta que esta inversión no era lo más adecuado. Sin embargo, en momentos de dificultades es frecuente que la criatura humana no se pregunte por el pasado mañana, sino que se pregunte exclusivamente por el hoy. Y muchos dirigentes han visto que la creación de empleo es algo positivo, que la entrada de divisas es algo positivo, que situar un país o una ciudad en un mapa de turismo global es algo positivo. Sin embargo, dichas inversiones (pues al final resultarán ser dos) traen una parte oscura, una parte que cambiará la legislación, que rebajará los derechos de los obreros, las libertades de las personas y que en muchos aspectos supondrá un retroceso a décadas pasadas. Todo ello en especial en relación a ciertos vicios, algunos considerados todavía inofensivos. Porque en ambientes oscuros el tabaquismo es simplemente una moda y no ven la grave responsabilidad que ocasiona a los espíritus fumadores. Pero siguiendo al tabaquismo pasamos a otras drogas también legales, nos referimos a los alcoholes, y más allá de éste se ha pasado a liberalizar el sector del juego, sector que tantos ludópatas, alienados mentales, produce en vuestro occidente. Y qué decir también de la mujer, que tanto cuesta dignificar, que tanto cuesta igualar en moralidad, en elevación y situarla al mismo plano, al mismo nivel que los hombres. Pues que bajo la inocencia de ser camareras, muchas serán inducidas a lo que vosotros denomináis el oficio más antiguo del mundo, porque el dinero fácil pervierte a la criatura y delante de grandes necesidades, grandes caídas. Eso es lo que llevan aparejado estos grandes complejos.

Pronto se cumplirán diez años de aquel tsunami desgarrador, de aquel tsunami que se llevó a las almas de los mares del sur a una gran expiación colectiva. Así pues, en los albores del mundo de regeneración, podéis comprender que el futuro que espera a estos grandes complejos es algo similar. O bien dichos complejos modifican sus objetivos, se convierten en ciudades productivas, en centros de convenciones, en impulsores de la economía justa y social o bien dichos centros deberán desaparecer. Queda mucho tiempo y mucho recorrido por delante, nada ha acontecido aún, pero sabed que estos complejos van siempre vinculados a las entidades viciosas, a las entidades densas, a las entidades antiprogreso espiritual y que bajo la máscara del dinero, bajo la máscara del auxilio, si analizáis bien los proyectos, veréis que nada os aportarán, porque el propio cambio de leyes, las propias exenciones fiscales harán que seáis vosotros los que con vuestros esfuerzos, con vuestros impuestos, terminéis pagando el complejo del que van a disfrutar los otros, aquellos que os vienen de salvadores.

Con esto no pretendemos cargar contra nadie, cada sociedad tiene lo que merece, cada esfuerzo trae una recompensa y muchos esfuerzos han sido invertidos para atraer estas inversiones. Queremos eso sí haceros un llamamiento a la reflexión, a aquellos que escuchéis o leáis este mensaje, que comprendáis que sois seres espirituales, que vuestros objetivos no son únicamente materiales, como decíamos antes, no se trata de dar pan hoy y hambre mañana. Se trata que con antelación os protejáis de los vicios, que con antelación sepáis buscaros trabajos productivos que sirvan no sólo para ganaros el sustento, sino para auxiliar a vuestros hermanos. Hay muchas profesiones nobles, muchas profesiones bien remuneradas, tanto en créditos físicos (llamémosles salarios), como también en créditos morales (llamémosles simpatías espirituales).